miércoles, 21 de diciembre de 2016

París, la Ciudad de la Luz

Cuando en el año 52 AC, Julio César sitió y conquistó la ciudad de París, poco imaginó lo que estaba ofreciendo al mundo para la posteridad. La villa había sido fundada 200 años atrás por los parisios, pueblo procedente de las Galias y al que debe su nombre (aunque algunos estudiosos opinan que también podría provenir de la diosa egipcia Isis, cuyo culto estaba muy extendido por esos lares); César cambió su nombre por Lutecia, pero siglos después, el rey Clodoveo de los francos la convirtió en su capital, dándole su denominación actual.


París es el destino turístico preferido de todos los viajeros, con más de 42 millones de visitas extranjeras al año. Su población supera los 2 millones de habitantes, y es la segunda mayor ciudad de Europa después de Londres. Su carisma es indiscutible, y ha sido cuna de reyes, emperadores, artistas, filósofos, políticos y científicos; un lugar al que, por muchas razones, debe llamarse "la Ciudad de la Luz".
Pasear por París es una auténtica gozada. A cada paso se mezcla lo nuevo con lo viejo, lo moderno con lo antiguo, lo que fue con lo que es o muy pronto será. Ya seas un amante de la historia y el arte, deseoso de contemplar con tus ojos un buen retazo de la historia de Europa; o un forofo de la modernidad y todos los nuevos avances, loco por conocer cualquier novedad en el campo del progreso. No importa lo que seas: París no te dejará indiferente.
Si sigues visitando mi blog recorrerás conmigo algunos de sus emblemáticos lugares; visitarás en la distancia edificios imponentes; contemplarás obras de arte con cientos de años pero que nunca pasan de moda; y seguramente, si no lo haces ya, aprenderás a amar esta ciudad que seguro te fascina con cada paso que demos por sus rincones.
No recuerdo que rey fue aquél que dijo: "París bien vale una misa", pero lo que sí sé es que este viaje seguro que merece la pena. ¿Estás de acuerdo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario